DIEZ AÑOS DE CRECIMIENTO CONSTANTE

image_pdfimage_print

Según información de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), en el 2016, el sector de la construcción experimentó una tendencia de crecimiento y estabilidad de hasta 8,5%. El presidente de la entidad, Rodrigo Crespo, señaló en enero que el emprendimiento inmobiliario y la construcción de infraestructuras para comercio y servicios continúan en auge y se mantiene el interés de los inversores extranjeros en proyectarse en el país.

Este crecimiento situaría tendencialmente a la construcción, una vez más, a la vanguardia de la economía boliviana, habida cuenta de que el Gobierno, a decir del ministro de Economía Luis Arce, proyectó el pasado mes de diciembre un crecimiento del 4,8% del Producto Interior Bruto (PIB) para este 2017.

De acuerdo con el Sexto Censo de la Construcción realizado por Observatorio   Urbano   de Cadecocruz en 2016 se construyeron 3.531.059 metros cuadrados en las ciudades del eje troncal del  país,  al  tiempo que la tendencia promedio  de los  últimos  tres  años  superaba los

3.500.000 metros cuadrados. En esta relación, Santa Cruz se sitúa al frente de la construcción al concentrar el 49% de las obras, mientras que La Paz abarca el 30,6% y Cochabamba el 20%. La tendencia promedio de la construcción en Santa Cruz durante el último lustro fue de 1.514.286 metros cuadrado, siendo el 2015 el año de mayor extensión en construcción con 2.047.980 metros cuadrados, gracias a la emergencia de las inversiones comerciales y de servicios.

En dicho año, el Observatorio Urbano constató que la inversión privada en las ciudades del eje troncal –Santa Cruz, La Paz y Cochabamba- alcanzaron los 3,5 millones de metros cuadrados y ya superaban los Us. 2.000 millones invertidos en una tendencia creciente que se proyectaba con ejemplos como las urbanizaciones Los Portones, Urubó Village, el edificio Monterrey y Casa de Campo. También fue significativa la inversión industrial, caso de la fábrica de cemento de Yacuses, en la zona de Puerto Suárez, por valor de Us. 280 millones.

Según afirmó el presidente de Cadecocruz, actualmente la oferta inmobiliaria se  ha  diversificado  y  la intención de compra se muestra como un parámetro creciente en consonancia con la oferta de las empresas de desarrollo inmobiliario y las fuentes crediticias. Según el último censo, cerca del 60% de   la ciudadanía cruceña carece de vivienda propia.

Según Cadecocruz, la intención de compra de un bien inmueble (casas o departamentos) en Santa Cruz es de un 58,4%, en La Paz un 50,6% y en Cochabamba un 54,6%. En este sentido, la opción predilecta (un 59,3%) es la de recurrir al crédito para la adquisición de una vivienda. Esta tendencia mayoritaria hacia la obtención de crédito se constata del mismo modo en todo el eje troncal del país. Esta perspectiva, en la que predomina la falta de vivienda propia en el país, presenta una perspec- tiva de desarrollo del sector durante igualmente positiva para los próximos años.

De acuerdo con el Sexto Censo de la Construcción realizado por el Observatorio Urbano de Cadecocruz, en 2016 se construyeron 3.531.059 metros cuadrados en las ciudades del eje troncal del país.

Otros indicadores importantes vinculados al sector de la construcción del país, que se ponen de relieve en un informe sobre el mercado de la maquinaria de construcción y obras públicas del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), de sep- tiembre de 2016, sirven de contexto a la situación ya descrita.

Existe una gran correlación entre el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) y el del sector de la construcción, no en vano este rubro ha representado entre un 4,3% y un 5,25% del PIB nacional en la  última  década  y  el  crecimiento de una variable incide directamente sobre el de la otra.

En cuanto a las características de los actores económicos que vertebran el sector, el informe señala a las grandes constructoras, que por su gran tamaño importan directamente su maquinaria desde el extranjero sin intermediarios; las grandes importadoras, empresas que operan distribuyendo a las constructoras de menor tamaño y que abarcan también a las pequeñas empresas constructoras que alquilan su maquinaria a otras empresas que ofrecen este servicio o forman pequeños consorcios de cara a afrontar los costos de construcción según las necesidades; y las importadoras generalistas, empresas que importan de menor ta- maño como herramientas de mano.

De otro lado, en el año 2015 se aprobaron más de dos millones de permisos de construcción, de los que la mayoría se dieron en los departamentos  más  poblados:  en  La Paz, un 27% de permisos; en Cochabamba, un 24% y en Santa Cruz un 23%. Si bien es cierto que, según este informe, los permisos han dis- minuido en cerca de un 40% desde el año 2012, gestión en la que se  dio una cifra récord de adjudicacio- nes superando los 3,5 millones de permisos.

Además, en 2016, la inversión pública en el sector fue de USD. 273.580.411, mientras que la inversión extranjera directa se ha mantenido constante pese al crecimiento continuo del sector, hecho que, según el informe, indica el paralelo aumento de la inversión privada nacional en un proceso que revierte el efecto crowding out (situación por  la que la capacidad de inversión de las empresas se reduce debido a la deuda pública y se tiende al desplazamiento del sector privado de la economía por parte del sector público) propio de los países con una fuerte intervención estatal.

Fuente: Periodico / Nueva Economia / La Paz