CORSÁN ADEUDA BS 80 MILLONES A 120 CONTRATISTAS

image_pdfimage_print

Según uno de los contratistas, la maquinaria se encuentra secuestrada en el campamento de la empresa española. Para retirarla, deben mostrar cartas notariadas.

martes, 11 de abril de 2017

El Deber. Avance de las obras de la carretera San Buenaventura-Ixiamas.

Manuel Filomeno  / La Paz

La empresa española Corsán Corviam contrató 120 empresas de diversos sectores para ejecutar la construcción de la carretera Ixiamas -San Buenaventura, a las que debe cerca de  80 millones de bolivianos, reveló uno de los representantes de los contratistas, Eduardo Barra.

“Hasta el momento somos 120 empresas contratistas. La empresa se fue dejando una deuda con nosotros de 80 millones de dólares, pero podría ser más”, precisó Barra.

Los pequeñas empresas que brindaban servicios y alquilaban maquinaria a Corsán Corviam se encargaban desde el catering y provisión de alimentos a los trabajadores y técnicos hasta  la provisión de  herramientas y maquinaria para el movimiento de tierras. “Corsán sólo contaba con una planta de asfalto y una chancadora, todo lo demás son nuestras máquinas y herramientas, la empresa no contaba con ningún equipo”, remarcó la fuente.

Las deudas varían entre uno y otro  contratista y  en algunos casos ha puesto en  riesgo de quiebra a algunas de ellas.

La semana pasada, en una conferencia de prensa, la presidenta de la  Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Noemí Villegas,   informó que los contratistas afectados deberán iniciar procesos en contra de Corsán Corviam para poder recuperar lo adeudado.  “Hemos pedido a los acreedores que tomen  acciones judiciales  para que se les pague lo adeudado”, indicó entonces.

Sin embargo,  Barra señaló que muchas de las empresas no se encuentran en condiciones de tomar acciones judiciales, ya que en muchos casos, los gastos en los que incurrirían serían mayores a los montos adeudados por la empresa española.

“El costo de contratar un abogado y llevar adelante un proceso puede llegar a los 5.000 dólares. Hay compañeros que prefieren perder lo adeudado que gastar tanto”, explicó.

Corsán Corviam abandonó el país el 31 de marzo y dejó dos obras inconclusas, la carretera Ixiamas – San Buenaventura y el proyecto hidroeléctrico Miguillas, en La Paz.

Al marcharse, la empresa española cerró  los campamentos,  dejando la maquinaria, herramientas y enseres de los contratistas dentro de los mismos, e imposibilitando su recuperación.

Para hacer efectivo esto, Barra sostuvo que la ABC les instruyó la elaboración de cartas notariadas en las que se consignen los bienes en el interior de los campamentos, Sin embargo el contratista considera esa medida un trámite innecesario.

“Los contratistas conocemos nuestra maquinaria y ahora nos conocemos entre nosotros. Cada uno podría entrar al campamento y sacar lo que es suyo sin tanto problema”, aclaró.

Abandonó  el país

  • Maquinaria De acuerdo con declaraciones de los contratistas, la empresa española Corsán Corviam no contaba con maquinaria propia para la construcción de la carretera Ixiamas-San Buenaventura.
  • Empleo La semana pasada, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Ronald Nostas, afirmó que las deudas que     Corsán Corviam   dejó con empresarios bolivianos afectarán directamente al empleo que genera el sector privado.
  • Obras Hasta el abandono del país, Corsán Corviam ejecutaba dos obras por 532 millones de dólares en el departamento de La Paz.